T & B de abril: Eva Méndez

IMG_2261

Para el Tweets & Beers de abril, que tuvo lugar el pasado viernes día 26, contamos con Eva Méndez, profesora del Departamento de Biblioteconomía y Documentación y vicerrectora adjunta de Infraestructuras Académicas y Medio Ambiente, que además es bastante activa en las redes sociales, especialmente Twitter. Hay que agradecerle el esfuerzo de acudir, ya que acaba de ser mamá y últimamente está más ocupada con pañales y biberones que con estas cuestiones.

Allí, en Twitter, tiene dos cuentas: la personal (@evamen) y la de profesora (@evawebsoc); antes de empezar, nos dijo que echaba de menos a nuestra querida Celia Fustes (@yivhaa), de Comunicación Institucional, porque le hubiese gustado hablar con ella sobre el acuerdo que considera que tiene que haber para tener claro qué se dice en estos medios en nombre de la Universidad o de algunos de sus servicios, departamentos, etc.

Ella, por su parte y para su cuenta personal, no tiene ese discurso elaborado; tiene cuenta en Twitter desde 2007, así que es de las veteranas en este medio, y considera que funciona por lo que llamó “tweet-attack”, es decir, que a veces no tuitea nada y de repente tuitea mucho. Su media es de unos 459 tuits al año.

Para ella, la importancia de Twitter está en que supone un registro del pensamiento; un ejemplo sería el hecho de tuitear una conferencia como la que ella estaba dando en ese momento, lo cual amplifica enormemente el pensamiento, que antes quedaba relegado al círculo más cercano, a quienes teníamos alrededor. Eso está muy bien, pero genera bastante “basura” que es necesario filtrar, un papel que precisamente está hecho para los bibliotecarios. Un ejemplo de ello es el de la gente a la que le gusta “hablar en alto” en las redes; puede estar diciendo cosas interesantes pero en ocasiones se les “va la pinza” o de repente sueltan que se van a poner a planchar…

Nos dijo que siente haber nacido para Twitter: mucho antes de que existiese ya se dedicaba a comentar las conferencias a las que asistía en los canales de IRC; no tiene por costumbre seguir a más de 200 cuentas de Twitter, por una cuestión de economía de la atención: con un número mayor se hace difícil sacar algo en claro y por eso de vez en cuando hace “limpieza”, en función de factores diversos: a lo mejor seguía una cuenta que en un momento determinado emitía información interesante, pero ese momento pasó y ya no considera necesario seguirla.

Dicho esto, y considerando la iniciativa de la Biblioteca del Congreso de conservar todos los tuits habidos y por haber, se pregunta: ¿No hay que ser selectivos? Hablamos en ese momento del primer tuit que escribimos (en su palabras, es como ese antiguo anuncio de la tele: “tu primera colonia, Chispas“) y que para recuperarlo Twitter ya nos ofrece la posibilidad de descargar todo lo que hemos escrito en ese medio, desde nuestro perfil.

Pasó en ese momento a hablarnos del otro perfil de Twitter, el de profesora. Lo llamó una cuenta de “tuitera de primavera”, la época que coincide con la asignatura sobre Web Social que imparte en el Máster y para la que la usa. La tiene desde 2010 y con ella sólo sigue a los alumnos que cursan esa asignatura. Utilizándola, se ha dado cuenta de que, al principio, los alumnos creen saber más cosas de las que realmente saben y van descubriendo otras que son muy interesantes para ellos a la vez que crean comunidad. Una vez acaba la asignatura, solía hacer “borrón y cuenta nueva”, pero ahora prefiere hacer listas para no perder del todo el vínculo y seguir su evolución.

IMG_2263

Nos mostró un análisis de la evolución del comportamiento de los alumnos en las redes sociales a medida que avanzaba el curso: pasaron de unos 170 tuits en la primera semana a casi 4.800 en la séptima.

Por cierto, también utiliza (o utilizó) la cuenta de Twitter del Máster (@mbd_uc3m) de un modo que definió como “ocasional, promocional y aséptico”; sólo sigue a una persona porque una pregunta evidente es a quién seguir con ese tipo de cuentas. En su opinión, tendría que ser a profesores y al utilizarla habría que emplear un vocabulario controlado.

En cuanto a cómo maneja todas estas cuentas, nos dijo que no tenía preferencia por ningún programa: en cada dispositivo utiliza uno diferente, aunque nos mencionó TweetDeck como el más habitual. Considera muy importante la irrupción de los teléfonos inteligentes para el uso de estos medios; ella misma dice que empezó a utilizar Twitter mucho más desde que lo pudo hacer desde el móvil. Es más, hay mucha gente que no toca un ordenador y sin embargo sí que usa el móvil con este fin.

El etiquetado social

En la segunda parte de su “oración” (como ella la llamó, al denominarla nosotros “oradora”) nos habló del etiquetado social. Nos dijo que coordina la “DCMI Social Tagging Community” de Dublin Core, un grupo que se mueve menos de lo que ella quisiera.

Estamos pasando de una Web de documentos a una Web de datos que genera numerosas etiquetas, etiquetas con las que se pueden hacer muchas cosas; es el concepto de Web 3.0, la aplicación de la Web semántica a la Web 2.0. Porque Twitter, por ejemplo, tiene sus “hashtags”, sus etiquetas, que son lo más particularizable de las redes sociales. Se plantearon cómo se podrían utilizar estos “hashtags” desde el punto de vista bibliotecario y para ello estudiaron varias cosas: nuevas tendencias de etiquetado social, qué comunidades etiquetan, colaboración Web, normas Web para descripción, vocabularios, gestión de metadatos, formatos (FOAF, por ejemplo), análisis de comunidades mediante el etiquetado y otras formas de describir la información.

Según la forma en que la gente lo hace, se podrían definir cuatro tipos de etiquetado social:

  • “Etiquetado egoísta”: lo hago para mí, no para los demás…
  • “Etiquetado para ser popular”: lo hacen los que desean una mayor visibilidad.
  • “Etiqueto para mis amigos”: es decir, para lo que se entiende como “mi comunidad”.
  • “Etiquetado altruista”: el que hace un profesional para que se encuentre la información.

El uso de etiquetas sociales lleva a las llamadas “folksonomías”, en contraposición a las “taxonomías” que nacen de forma controlada y dirigida. Las “folksonomías” potencian una forma de buscar la información, la “serendipia”, con la que podemos encontrar algo interesante pero que en realidad no estábamos buscando. Esto es importantísimo en medios como Twitter. No es que una “folksonomía” no se pueda considerar una especie de lenguaje controlado, pero es el menos controlado (valga la redundancia) y estructurado y por otra parte es también el que más potencial tiene.

En el grupo de Dublin Core están realizando un análisis de estas etiquetas y “folksonomías”, centrado en recursos como Delicious, Connotea, etc., para ver si es exportable a Twitter y a sus muy volátiles “hashtags”.

Inquietudes en las redes sociales

Para concluir, pasó a contarnos las inquietudes que más habitualmente surgen en el uso de las redes sociales: la intimidad, el borroso límite entre los perfiles personal y profesional, la deshumanización, la superficialidad, lo que llamó la “angustia informativa” que puede provocar el exceso de información, el interés o el desinterés de la comunidad, la cuestión de los nativos/conversos digitales y la formación en la Web social para padres o profesores. Con relación a la Biblioteca y, como nuestra vicerrectora, nos indica una serie de preguntas que deberíamos hacernos: ¿Quién nos sigue? ¿Quién tuitea? ¿A quién se cita? ¿De qué se tuitea? ¿Estudiamos las etiquetas, los “hashtags”? ¿Qué vocabulario utilizamos en ellas? Añadió que si desde la Biblioteca encontramos materias relacionadas con estas cuestiones que pudieran servir para realizar un Trabajo de Fin de Máster de alguno de sus alumnos, ella estaría encantada de dirigirlo. Lola Santonja (@lsantonja), directora de la Biblioteca de Humanidades, allí presente, intervino para decir que un grupo que ella coordina está trabajando precisamente en esto y que sí, sería enormemente interesante contar con estudios que ayudasen a normalizar estas cuestiones.

Y, con esto, nos fuimos a disfrutar de las beers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s